Marchas por la Dignidad #22M en Aragón

Parados, precarias, trabajadores técnicos, manuales, autónomos, estudiantes, pensionistas, vecinas, los de abajo, activistas, ciudadanos, desahuciadas… Tenemos muchos nombres y somos la mayoría social golpeada por esta crisis-estafa. Somos quiénes sufrimos la precariedad y los recortes de servicios públicos, quiénes pagamos el rescate de la banca, la deuda ilegítima, la corrupción, las privatizaciones, la restricción de libertades y derechos fundamentales… mientras tanto, algunos se enriquecen más y más. Queremos decir ¡basta! Que nuestra acción colectiva, plural y unitaria suponga realmente un contrapoder, una fuerza imparable capaz de cambiar las cosas, capaz de que el miedo cambie de bando. El 22 de marzo nos encontraremos en Madrid columnas llegadas de todo el estado, si nuestra respuesta es masiva no podrá ser acallada. Tenemos un mundo que ganar.

MARCHAS DE LA DIGNIDAD EN ARAGÓN

Esta es una crisis capitalista sin precedentes para cuya solución los gobiernos que representan a banqueros y empresarios corruptos, no tienen propuesta alguna que no sea quitarnos prestaciones, pensiones y servicios públicos.
Se enriquecen a costa de desmantelar la sanidad, la educación y demás servicios públicos, mientras privatizan todo lo rentable y desgravan impuestos a quienes usen la privada. Cierran empresas, quieren echar a miles de trabajadores a la calle condenándolos a la desesperación porque no hay trabajo. Mientras tanto, los grandes banqueros y capitalistas se enriquecen cada vez más. Nos dejan sin trabajo, sin casa, sin sanidad, sin pensiones, sin estudios, sin futuro, ¡sin vida!
Desde hace décadas, los gobiernos de turno, reducen los impuestos a los que más tienen, minimizan las cotizaciones de la patronal a la Seguridad Social y cierran los ojos ante el fraude masivo y la evasión de capitales.
Los cientos de miles de millones de euros que los gobiernos del PSOE y del PP han regalado a la banca, los han transformado en deuda pública que pagamos las trabajadoras y trabajadores. Para asegurarse que pagamos, el PSOE y el PP pactaron la Reforma Constitucional de 2011, un Tratado de la Unión Europea y una Ley Orgánica en 2012 que prevé intervenir o disolver cualquier gobierno de ayuntamiento o comunidad autónoma que no reduzca la deuda – es decir, los servicios públicos – con la rapidez requerida.
Así piensan continuar hasta que acaben con todos nuestros derechos mediante un pacto entre los gobernantes y el gran capital. Y así seguirán mientras les dejemos, hasta que nos pongamos de pie y digamos ¡BASTA!
Para ser capacees de hacerlo no hay otro camino más que la organización y la lucha. Somos mayoría y no estamos dispuestos a dejarles. Para avanzar en la construcción de la unidad y del poder del pueblo desde muchos lugares del Estado español se han convocado unas Marchas de la Dignidad que llegarán a Madrid el 22 de marzo de 2014, y desde Aragón participamos en este proceso de movilización.

¡NO AL PAGO DE LA DEUDA! ¡TRABAJO DIGNO, CASA Y SERVICIOS PÚBLICOS PARA TODOS!

Anuncios

Confluir para ganar

confluir2

Nostálgico y melancólico tras ver como los procesos de confluencia a nivel autonómico se diluyen y los Estatales no llegan. Lo dijo Julio César “divide y vencerás” y se comprobó en el 34: Unidos, la victoria es una tarea titánica, divididos una utopía. Cual Sisifos que eternizan su derrota,fetichistas de la intrascendencia, dogmáticos de religiones ideológicas, orgullo de la marginalidad identitaria. Reinos de Taifas, lejos quedan los Califas. La historia se repite.

En Aragón contrasta el titánico esfuerzo municipal a orillas del Ebro frente a las traiciones a nivel regional. La “campana de Huesca” persiste en el reino.

CHA nunca quiso confluir a pesar de los buenos resultados de la coalición “la izquierda de Aragón”, demostrando que antepone sus intereses particulares al interés general. Tengo amigos en la formación, seguiré escuchando la Ronda, leyendo el Rolde y recorriendo el país con la mochila, pero me han defraudado.

Podemos, una formación que insufló aire fresco, con lideres carismáticos, que supo trasladar el impulso del 15M al ámbito institucional, que levantó ilusión y esperanza de cambio, poco a poco ha ido cometiendo errores. En lo que aquí nos atañe, fue el primero en rehuir del Frente de Salvación Popular, cuando con la ley electoral en la mano y su ausencia de proporcionalidad, este es absolutamente necesario. Sigue siendo la opción posibilista según las encuestas, probablemente mi opción a nivel nacional, pero recordando el discurso de Pablo Iglesias en una abarrotada Plaza de San Agustín de Zaragoza, uno tiene la sensación de oportunidad perdida.

IU es una formación histórica, con cuadros bien formados, bases militantes y profunda carga ideológica, todos ellos elementos imprescindibles para el cambio social a través de la creación de una conciencia crítica y militante. Por el contrario, también tiene anclas que frenan el empuje de sus velas: El pacto con el PSOE, la participación en consejos de administración de empresas y bancos, la división interna, su funcionamiento piramidal, la falta de renovación en su jerarquía, etc. Igual de necesaria es su permanencia en el tablero político como de comprensible sus malos resultados. Esperemos que de la mano de Alberto Garzón remonte el vuelo, a fin de cuentas,el economista malagueño del 15M siempre ha apostado por la confluencia, siguiendo los dictados de su maestro Anguita: Programa, programa y programa.

A todo ello sumemos los partidos identitarios marginales (tanto ideológica como territorialmente) sin opciones de obtener representación ninguna o partidos “sectoriales” tales como los ecologistas, que perfectamente podrían forzar la asunción de sus postulados en una candidatura de unidad popular en vez de dividir el voto por “sectores de población, sectores de territorio”.

Aquí habría que añadir la labor de los sindicatos institucionales/pactistas, UGT y CC.OO. De nuevo hay que hacer distingo entre bases (que luchan por sus compañeros) y cúpulas (Los que se sientan con la CEOE, los de los ERE´s, los de la Paz Social). Los que han olvidado los nobles orígenes del sindicalismo y lo han llevado a su desprestigio. Cuanto más les miro más orgulloso me siento de militar en la CGT.

Con estas cartas vamos perdiendo la partida: Tras el impulso del 15M, se ha producido una desmovilización social en favor de la vía institucional. Podemos ha recogido el clamor de las calles para llevarlo a los escaños pero los poderes fácticos se sienten cómodos con una oposición parlamentaria. La izquierda tiene la herramienta de la presión de la calle, renunciar a este instrumento es tirar un comodín de la baraja. Y recordemos que ellos juegan con cartas marcadas (medios de comunicación, financiación, etc.)

Estimaci_nGenerales

Las elecciones andaluzas nos han enseñado una lección: Podemos+IU han sumado 20 escaños, la suma de sus votantes en una candidatura unitaria hubiera supuesto 26 escaños, restando al PSOE uno en cada circunscripción. Esta es la ley electoral, favorece a las mayorías.

Así se aproxima el mes de mayo, cuando de nuevo seremos llamados a votar. Una oportunidad donde mi voto y el tuyo vale lo mismo que el de los Rajoy, Botín y cía. Y de nuevo volveremos a encontrar 4-5 papeletas afines, coincidentes en un 80% del programa, pero que conllevarán la división del electorado, la fragmentación de la clase obrera por afinidad al 20% restante. Con esta situación, de nuevo la abstención superará el 30%. Y la cuestión es que cuanto más división en la izquierda política, más difícil la movilización del abstencionismo desencantado.

Estamos en una situación de emergencia nacional, de aumento de la pobreza, de desmantelamiento de derechos y libertades. En nuestro trayecto al colegio electoral nos encontraremos a varios sin techo pidiendo, nos cruzaremos con personas en absoluta situación de precariedad. Y así, cuando lleguemos y veamos las 4/5 papeletas afines, uno pensara en coger gasolina, prender fuego a las urnas y luego a cada una de las sedes de los partidos de esas papeletas, por pensar que la vida es una serie y que en este “juego de tronos” muchos somos peones, mientras nuestras torres y alfiles una vez llegan al otro lado del tablero, prefieren seguir siendo torres y alfiles en vez de renunciar a su identidad, convertirse en reinas y asumir el gobierno de la partida en favor de sus peones.

Pero sería injusto con ellos y conmigo mismo. El fuego destruye y nosotros necesitamos construir. Así que seguiremos acudiendo a la cita desencantados mientras aguante la paciencia, pensando cada vez más en bajarnos de este canfranero descarrilado y escondernos en el monte, hacer la revolución en nosotros mismos, tomando las riendas de nuestro destino, cual maquis o pastores, protegidos con la manta, capeando el temporal, hasta que el tiempo escampe o el cielo caiga sobre nuestras cabezas.

Autor: Ramiro AD

Enlace: El Frente Cívico hace un llamamiento a la confluencia política y social en todo el Estado