El Fin de la huelga de AUZSA

el

auzusa

El Fin de la huelga de AUZSA por Alberto Sánchez miembro del Frente Cívico “Somos Mayoría” Zaragoza y Unidad Popular en Aragón.

Toda huelga de trabajadores, tiene un fin, una reivindicación relacionada con las condiciones de vida y laborales de los y las trabajadoras. Su derecho a la conciliación laboral y familiar, su propia estabilidad y un salario digno.

Ponerle fin a la huelga pasa por el despido. El despido fulmínate de sus gestores, que no hacen otra cosa que gestionar mal; fuera de la ley, fuera del compromiso social, fuera del compromiso ecológico y fuera incluso de la lógica de la oferta y la demanda.

Todo puesto en evidencia, desbordado como la gota que colma el vaso por el valor de los trabajadores en lucha por sus condiciones laborales que no soportan más y que van a la con la huelga tras 43 reuniones con la gestión de la empresa y, que desvela la incapacidad gestora de AUZSA. Que quiere mantener a las familias de los trabajadores y a estos en la congelación salarial, en la arbitrariedad de sus decisiones, y que tiene secuestrado el servicio de transporte por su incapacidad y su avaricia, esperando como buitres la división social, con el discurso de la culpa a los obreros del defectuoso servicio durante la huelga de trabajadores.

La empresa gestora, no gestiona bien el servicio, no gestiona bien los recursos propiedad de los zaragozanos, desde la flota a las instalaciones, todas de propiedad municipal, pagadas por la gente de Zaragoza, y en condiciones censurables en el mantenimiento y en el servicio, al incumplir con su única obligación: pagar a la plantilla, dignificar a los trabajadores y promover un servicio humanizado.

mani-19s-auzsa-1-PIBSI-6
Imagen de archivo | Foto: AraInfo

En esta huelga de trabajadores de AUZSA, obligan al poder municipal, al poder del pueblo a poner un final a la propia gestión nefasta por las tropelías de la empresa a los trabajadores, a los que obliga a denunciar en los juzgados para que sean reconocida su estafa en la aplicación del laudo arbitral sobre la antigüedad, su dinámica estafadora a compañías de seguros aprovechando la movilización obrera, a sus familias por la falta de equidad en los cuadrantes, al compromiso social de la creación de empleo, en la sombra del engaño en la facturación de la empresa, con el servicio interrumpido a los usuarios y la usurpación de AUZSA, en decisiones municipales sobre el diseño de la sostenibilidad ecológica de la flota, la contradicción entre la velocidad de las frecuencias y la convivencia cívica.

La gestión del transporte urbano es irresponsable y nefasta por ser incapaz de mantener la paz social que reivindican los trabajadores. Irresponsable por no ser capaz de prestar el servicio por el que se contrató. Irresponsable por usurpadores de decisiones políticas del pueblo, y Nefasta por la sangría económica a la aportación económica para lo común que queda por siempre en manos privadas, con un beneficio que no aporta en lo social, en lo ecológico o en la propia rentabilidad del servicio de transporte público.

En esta introducción tan breve se argumenta expone una posición política de apoyo a los colectivos implicados; los trabajadores, sus familias, los usuarios, los ciudadanos que pagan los impuestos para lo público e incluido el apoyo,  al espíritu de una buena gestión de los servicios fundamentales. Pero es breve y por tanto necesaria una argumentación más amplia.

En primer lugar, como premisa deberíamos repasar la exigencia de los trabajadores; es muy simple. Piden que se les de lo que tenían firmado, acordado, pactado. Piden que se cumpla la ley; una norma que no pide abuso a los derechos fundamentales, sino al contrario, en este caso favorece a las condiciones laborales de un colectivo de trabajadores y su mejor servicio al ciudadano.

Por eso, el fin de los trabajadores sólo nos deja un camino, el despido fulminante de los gestores, por incumplir su parte damnificando a los usuarios.

Piden, un plan de igualdad equitativo; con permisos retribuidos por asistir al médico sin tener que acudir a los juzgados para ser reconocidos, cuadrantes distributivos en los descansos, proporcionalidad de festivos entre la plantilla, una frecuencia coordinada y que se ajuste a los criterios de velocidad vial y cívica de una ciudad humanizada, urinarios con condiciones confortables, higiénicas y de intimidad.

Plaza_Aragón_SOMOS sindicalistas
Imagen de archivo | Foto: Marnamarla

Ha ido la empresa contratada acumulando su desastre.

Acumula AUZSA una deuda social de cinco mil días de fiesta acumulados sin haber sido disfrutados con y por sus familias por los trabajadores, y cinco mil días por repartir en forma de empleo, entre los trabajadores desempleados, tan necesitados y poseedores aún, a fecha de hoy del derecho constitucional al trabajo. Una deuda imperdonable, ilegitima, irrecuperable y fruto de la incapacidad de la empresa privada concertada, que no pone absolutamente nada más que la gestión, nada más que eso; y lo hace mal, fuera de la ley y con voluntad disruptiva.

Acumula el escándalo de la corrupción político laboral al recibir dos millones cien mil euros para pagar el despido innecesario de trabajadores.

Acumula una deuda, un resentimiento, una arbitrariedad con los trabajadores, desde que se ejecutó como sentencia un laudo arbitral, consumado por Jordi García Viña, ahora director del departamento de Relaciones Laborales de CEOE.

Acumula la sospecha de la estafa en los kilómetros de vacío que cobra ilícitamente al ayuntamiento.

La empresa contratada, no cumple con los acuerdos alcanzados con los trabajadores, incumple con las necesidades humanas de relaciones familiares y sociales de sus trabajadores, ningunea en el derecho constitucional de los ciudadanos al trabajo, coloca al ayuntamiento en la delgada línea roja de la corrupción política, y ante una necesidad de rectificación. Usurpa decisiones políticas y ciudadanas en la elección de una flota, sobre la rentabilidad de la capacidad de viajeros, los criterios de sostenibilidad ecológica, de su mantenimiento que es pagado sin posibilidades de negociación de precios. Como empresa compra los autobuses al precio más rentable y el ayuntamiento los paga a precio oficial impuesto por diferentes amortizaciones, durante dieciséis años con el dinero municipal, que la empresa en un ejercicio de fontanería fiscal,  utiliza como requisitos para la deducibilidad de las amortizaciones. Una fontanería en la contabilidad de amortización acelerada que le lleva a arrojar balances negativos al principio de la contrata, pero que finalizan con un beneficio superior a los veinte millones de euros.

Tuzsa Despidos no Trabajo si
Imagen de archivo | Foto: eljardinlibertario

Como consecuencia de todo y con la huelga de trabajadores, la empresa demuestra no ser capaz de dar el servicio pagado por los zaragozanos, incumple con un servicio básico y fundamental. Por su avaricia, sus ansias de beneficio, con las que lo incumple todo, nos corrompe y nos perjudica. Dice el refrán que la avaricia rompe el saco y en este caso, el saco se lo rompe AUZSA; obligando al ayuntamiento al despido de sus gestores, a romper el acuerdo de contrata. A poner fin a la huelga que perjudica a usuarios, ayuntamiento y trabajadores.

Salud y suerte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s